Planificación estratégica: la guía completa para una estrategia exitosa

Descubre qué es la planificación estratégica y cómo una buena estrategia puede ayudarte a generar una visión empresarial y resolver crisis.

La planificación estratégica es fundamental para orientar planes de acción prácticos que pueden impulsar tu negocio. Dibujar un plan estratégico es el primer paso para determinar y desarrollar metas a corto, mediano y largo plazo para tu empresa. Con un plan bien definido y optimizado, tendrás una visión clara y organizada de los pasos a seguir para lograr el éxito de manera eficiente.

Acompáñanos en nuestro artículo para aprender la definición de planificación estratégica y formas prácticas y sencillas de aplicarla en tu negocio para alcanzar tus objetivos y resolver situaciones de crisis.

Qué es la planificación estratégica

Para entender qué es la planificación estratégica, es necesario comprender bien la definición de las dos palabras que la componen.

La planificación es el acto de “crear un plan para optimizar el logro de un determinado objetivo”. Puede abarcar varias áreas y es una tarea importante de gestión y administración. Debe servir como guía para la toma de decisiones.

La estrategia, a su vez, es el método utilizado para alcanzar un objetivo específico.

Así, el plan y la estrategia están estrechamente vinculados y, cuando se desarrollan juntos, trabajan para optimizarse mutuamente y lograr los objetivos establecidos de manera efectiva.

La planificación estratégica de una empresa, por lo tanto, es una herramienta de gestión que involucra a la organización y al establecimiento de estrategias para alcanzar los objetivos. Va desde fijar metas hasta tomar decisiones y actuar para lograr lo propuesto.

Cómo hacer una planificación estratégica

Más que saber qué es la planificación estratégica, es muy importante conocer los pasos a seguir para desarrollar un plan estratégico eficaz que aborde las principales necesidades de tu empresa. Por esa razón, hemos preparado la guía completa para ti.

Análisis SWOT

Como primer paso, es necesario realizar un análisis profundo del escenario interno y externo de la empresa, determinando sus fortalezas y debilidades con relación a la competencia, entendiendo el momento actual y su posición en el mercado.

En un análisis SWOT (sigla en inglés que en traducción libre significa Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas), un equipo designado dedicará su tiempo a observar el escenario interno de la empresa, determinando sus fortalezas y debilidades; y el externo, determinando las oportunidades y amenazas del mercado.

Esta etapa es importante porque te permitirá tener un panorama completo de la posición actual de la empresa y, así, empezar a pensar en estrategias adecuadas para alcanzar tus objetivos.

Por ejemplo, si se determina que la debilidad de una empresa es la fidelización del cliente, se pueden pensar en estrategias de mobile marketing que mejoren la experiencia del cliente.

Conoce tu negocio

Definir claramente la razón de existir, las aspiraciones y los principios que guían tu negocio es extremadamente importante.

La misión, visión y valores de la empresa servirán de guía para la toma de decisiones y la definición de estrategias en todas las áreas de actuación, ya sea para cerrar nuevos negocios, contratar personas o resolver crisis internas y externas.

De nada sirve adoptar estrategias generalizadas. Para crear un plan de acción personalizado, compatible y factible con las directrices de la organización, es necesario tener en cuenta la identidad de la empresa.

Por lo tanto, lo ideal es que la misión, visión y valores de la empresa estén siempre actualizados y reflejen no solo principios trazados en una hoja de papel, sino fundamentos probados y puestos en práctica en el día a día corporativo.

Define objetivos

Dado que la planificación estratégica implica la adopción de estrategias para lograr los objetivos, es fundamental que la empresa tenga bien definidas sus metas y objetivos.

La planificación es fundamental para determinar de forma realista a dónde se quiere llegar. Con fortalezas y debilidades, amenazas y oportunidades establecidas, es fácil delinear un plan para el futuro ideal de la empresa.

En esta etapa, también es importante establecer indicadores que permitan monitorear las metas. Por ejemplo, si uno de los objetivos de la empresa es atraer clientes, uno de los indicadores debe ser el número mensual de clientes.

Crea un plan de acción

Esta es la fase práctica de la planificación estratégica. Ahora que tienes una visión integral del panorama actual de tu empresa, sabes cuáles son tus objetivos y los principios que te guiarán para lograrlos, es el momento de crear un plan de acción concreto.

Para ello, debes designar un equipo responsable, definir un cronograma a seguir y las acciones a tomar en orden de importancia.

Si hasta el momento, por ejemplo, se determinó que uno de los objetivos es diversificar los canales de atención al cliente, una buena acción sería invertir en WhatsApp Business, envío de SMS e incluso plataformas de servicio multicanal, como Zenvia Chat, que pueden ayudarte a administrar todos tus canales en un solo lugar.

Planificación estratégica en tiempos de crisis

Ahora que conoces los cuatro pasos a seguir para crear la planificación estratégica de una empresa, es necesario que entiendas su importancia, especialmente en momentos de crisis como el que estamos viviendo.

Durante una crisis como la actual, la planificación estratégica de marketing puede ser un diferencial ventajoso para tu negocio, resaltando las responsabilidades de cada área, ayudando en la ejecución efectiva de estrategias de gestión de crisis y creando acciones efectivas dirigidas a este escenario excepcional.

Con la planificación es posible superar las crisis con mayor rapidez y reinventar tu negocio, estableciendo metas adecuadas a la nueva realidad y acciones innovadoras a adoptar.

Si ya tienes un plan estratégico, puedes reestructurarlo para que sea más apropiado a la situación.

Por ejemplo, si en tu análisis SWOT se determinó que la preventa era uno de los puntos fuertes de la empresa, en un plan de acción específico para la crisis puedes pensar en adaptar la preventa para nuevas plataformas, como el SMS.

Para reestructurar la planificación estratégica, debes volver a recorrer los cuatro pasos, pensando en la posición de la empresa en medio de este nuevo escenario y estableciendo nuevos objetivos y planes de acción, utilizando la visión y misión como guías.

Una cosa es cierta: ya sea en tiempos saludables o en crisis, la planificación estratégica puede aportar ventajas a las áreas más diversas de tu empresa – desde el servicio al cliente diferenciado hasta el marketing de contenidos. ¡Solo tienes que definir tus metas!

Hablando de cómo adoptar nuevas estrategias en el escenario actual, ¡no dejes de consultar también los consejos de Zenvia para mejorar el servicio al cliente en tiempos de crisis!

Categorias:
Escrito por

Zenvia

Leia também

Mantente informado y consulta nuestros consejos sobre el mercado móvil y la interacción digital.